Cuándo llegamos a Cataluña en la verbena de San Juan del año 1953, mi abuelo José Maniviesa Bárcena, ya vivía en la calle Ángel Guimerá, 66 bajos, (1947 o 1948). En el año 1948 mi padre José Maniviesa Pérez (veintidós años) pide un certificado de buena conducta en unas oficinas de Murcia dónde había trabajado, por eso calculo que se trasladó a Barcelona en el 1948 o 1949. Es decir que Tres de la familia ; mi abuelo, mi abuela y mi padre, ya estaban aquí cuando nosotros llegamos en el año 1953.

No recuerdo muchas cosas de aquella época. Éramos muchos en aquella casa y algún que otro conflicto con la abuela Justa y mi abuelo, los dos tenían mucho genio y pude ver porque lo recuerdo que en el pasillo de la casa, se retaron los dos la abuela con el bastón y mi abuelo con un sable que había guardado de cuando era militar.

La calle dónde vivíamos oficialmente se llamaba Ángel Guimerá, pero también se la conocía por calle de la estación, (porque las vías del tren llamado el carrilet cortaba la calle por la mitad y allí pusieron un apeadero), y la calle de las “puñalás” porque una vecina llamada María la macho le asestó unas cuantas puñaladas con un cuchillo de cocina a su marido, harta de soportarlo venir casi cada día borracho a casa y de mal humor.